Se analizaron los retos de la evaluación en la coyuntura Covid-19

Le evaluación de la política pública fue analizada por expertos del más alto nivel nacional e internacional.

Quito, (04/06/2020).- Con un panel de expertos del Centro de Evaluación (Ceval) de la Universidad del Sarre, el Instituto Alemán para la Evaluación del Desarrollo (DEval) y la Oficina de Evaluación (OVE) del Banco Interamericano de Desarrollo concluyó la “Semana de la Evaluación”, un evento virtual organizado por la Secretaría Técnica Planifica Ecuador y la Pontificia Universidad Católica del Ecuador (PUCE), que se realizó del 02 al 04 de junio de 2020. En el encuentro se dieron cita más de 130 participantes, entre expertos, técnicos de entidades públicas, docentes, estudiantes, sociedad civil de varias provincias del país, así como de Costa Rica y Alemania.

En el segundo día de taller, realizado el 03 de junio, se analizó cómo se genera la evaluación y la importancia de crear sinergias entre el Estado, la academia, la sociedad civil y los organismos internacionales para su adecuada implementación. Las exposiciones estuvieron a cargo de investigadores de la Universidad del Sarre de Alemania, la Universidad de Costa Rica y la PUCE.

Mientras, en el último día se presentó un estudio sobre la institucionalización de la Evaluación en América Latina y se desarrolló una mesa redonda respecto del proceso de evaluación frente a la pandemia Covid-19.

Con respecto al primer tema, el investigador Wolfgang Meyer, de la Universidad del Sarre, señaló que de un estudio realizado en México, Costa Rica, Ecuador, Perú, Bolivia, Chile y Argentina se concluyó que, de manera general, la evaluación en la región está institucionalizada en los ámbitos gubernamentales, pero que se centra simplemente en el control y rendición de cuentas. Además, se destacó que la evaluación a nivel de organizaciones y academia aún es bajo, mientras que en las sociedades civiles bien organizadas es un proceso que se implementa a veces.

En el caso puntual de Ecuador, el experto explicó que si bien el país tiene un alto grado de institucionalización de la evaluación a nivel gubernamental, existe una escasa práctica y uso. Añadió que desde una visión formal existen decretos, leyes y normas, pero no se ha institucionalizado a nivel de la sociedad civil, pese a que hay iniciativas individuales. A nivel académico, se usan las directrices emitidas por el ente rector de la planificación, pero su institucionalización es aún muy baja.

Por su parte, la directora de la oficina de Evaluación y Supervisión (OVE) del BID, Ivory Yong, manifestó que el organismo contribuye a la institucionalización de este proceso, incluyendo el monitoreo y evaluación en todos los proyectos financiados por el Banco, así como el fortalecimiento de capacidades de los ejecutores.

También se refirió al panorama de la evaluación en América Latina. Destacó la importancia de reconocer obligatoriamente las funciones de monitoreo y evaluación, a través de un marco regulatorio. Además, dijo que es importante contar con una planificación de actividades de monitoreo y evaluación, así como la definición de políticas y programas a ser evaluados. También recomendó contar con metodologías sólidas de evaluación y el desarrollo de una cultura de evaluación amplia.

Con respecto al rol de la evaluación en la coyuntura actual de la pandemia, afirmó que en crisis como la actual, las instituciones necesitan responder de manera ágil: “La evaluación es clave para asegurarse que los recursos se usen de manera adecuada y lleguen a quienes necesitan esos apoyos. Se deben diseñar marcos de resultados para saber cuáles son los objetivos y cuáles los beneficiarios, y cómo vamos a saber si la operación funcionó bien”, aseveró.

Sobre este tema, el experto Sven Harten, del Instituto Alemán para la Evaluación del Desarrollo (DEval), sostuvo que la “coyuntura actual, derivada de la crisis de Covid 19, muestra un desafío y también un riesgo bastante grande para la evaluación. Preocupa que por parte de los donantes o las instituciones públicas se enfoquen en reaccionar rápido y no de forma muy estructurada. Como saben que tienen que accionar rápido no están abiertos a sistematizar y aprender de la crisis”, manifestó.

Agregó que el proceso de evaluación y de aprender a ser transparentes disminuyó durante la crisis. “En este tiempo de crisis hay muchas oportunidades. Sobre todo, la sociedad civil está demandando transparencia, rendición de cuentas y creo que puede jugar un papel clave para fortalecer la evaluación”.

El técnico explicó que Deval fortalece capacidades y trabaja con la sociedad civil y profesionales de la evaluación en el país: “Estamos empezando a apoyar una plataforma nacional de evaluación en Ecuador. Hemos visto buenos resultados con esta herramienta. Hay que trabajar en el nivel institucional y en el de profesionales para fortalecer los dos lados: oferta de evaluación de buena calidad y la demanda”, puntualizó.

 

Dirección de Comunicación Social

Contacto: 397 8900

www.planificacion.gob.ec


 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *