Una visión regional sobre la transformación de la matriz productiva

seminariodestacado

El último panel del Seminario Internacional Socialismo del Buen Vivir en América Latina abordó la transformación de la matriz productiva, uno de los objetivos primordiales del Plan Nacional para el Buen Vivir 2013-2017.

Héctor Rodríguez, director de la Ciudad del Conocimiento Yachay, disertó sobre el conocimiento como catalizador del cambio. Indicó que el conocimiento debe ser un bien público no cerrado ni excluyente, por lo que resulta de especial importancia el crecimiento de la inversión pública realizado entre 2007-2012 y que marca un hito histórico. De allí, que al hablar de un cambio de la matriz productiva se debe estar consciente de que se apunta a la diversificación del Producto Interno Bruto (PIB). Esto porque, acotó, con excepción del petróleo, los productos manufacturados son los que tienen mayor demanda mundial. Ahí la importancia del cambio de matriz productiva.

De su parte, Roberto Gomelsky, de Argentina, habló sobre el rol de los  sectores estratégicos en el cambio de matriz productiva, destacando que tanto el capital humano como con la tecnología deben alcanzar un nivel alto para competir. Dijo que Ecuador tiene una economía basada en el petróleo, cuya participación en la balanza financiera ha sido del 40%. Explicó que sin planificación no se puede generar energía nueva, aunque recordó que América Latina ha tenido altibajos en los procesos de planificación, dependiendo de las épocas y enfoques.

Juan Arturo Guillén, de la Universidad Autónoma de México, se enfocó en la intersectorialidad de la política pública en el cambio de la matriz productiva. Destacó que se debe rechazar el mal desarrollo, lo que implica que la sociedad debe desviarse del camino del consumo importado o llegar al consumo por consumo. El rechazo al mal desarrollo se consigue a través de un nuevo modo de acumulación y el no abuso de combustibles fósiles, pues el cambio de la matriz productiva propiciará la innovación. Cree que es necesario reconocer el concepto del Buen Vivir ecuatoriano como una idea movilizadora.

En este enfoque del cambio de la matriz productiva, Andrés Arauz, subsecretario de Inversión Pública de la Senplades, recordó que en la última sesión de la Alianza Bolivariana para los Pueblos de Nuestra América (ALBA), realizada en Guayaquil, se resolvió armar una estrategia regional en el tema de las compras públicas. Eso posibilitaría un ahorro y una verdadera integración regional para concretar obras que permitan la interconexión de nuestros pueblos. Propuso recuperar el control soberano sobre las rutas marítimas y aéreas, para generar nodos de conexión en integración regional. Dio a conocer que el 80% de la deuda externa de los países de la región no tuvo como destino el desarrollo, sino como crédito a exportaciones. Resaltó que hasta hace poco, en el Ecuador las divisas del petróleo no entraban al país, pues las empresas extranjeras lo depositaban en paraísos fiscales. Finalmente, dijo que la acumulación monetaria y el comercio exterior no son mundos distintos, sino que están  relacionados entre sí.