La agricultura familiar se suma a la transformación de la matriz productiva

La agricultura familiar se suma a la transformación de la matriz productiva

Transformar la matriz productiva es uno de los retos más ambiciosos del país. La economía ecuatoriana se ha caracterizado por ser proveedora de materias primas en el mercado internacional y al mismo tiempo importadora de bienes y servicios de mayor valor agregado. Por ello, el cambio de la matriz productiva busca superar este modelo por uno más democrático, incluyente y fundamentado en el conocimiento y las capacidades de las y los ecuatorianos.

En este sentido, Verónica Artola, Subsecretaria de Seguimiento y Evaluación de la Senplades, en colaboración con la Subsecretaría de Planificación Nacional, visitó la Asociación de Pequeños Productores de Cafés Especiales y Productores Alternativos (APECAM), en el cantón Marcabelí, provincia de El Oro. Esto, con el propósito de conocer experiencias exitosas que sirvan de modelo para la transformación productiva.

Conozcamos más de cerca esta experiencia:

APECAM nació con el fin de apoyar al pequeño productor. Tuvo sus inicios en noviembre de 1999 a través de la creación de una organización de hecho denominada Asociación de Fomento Cafetalero Marcabelí (AFOCAM). Esta organización inició con 80 familias, 40 socios cafetaleros y una producción estimada de 800 quintales anuales de café (20 qq por productor). En el año 2002, AFOCAM gestionó su personería jurídica, misma que logra su consolidación con el nombre de APECAM.

Hoy en día, la organización cuenta con alrededor de 300 socios cuya labor y trabajo comunitario con enfoque productivo beneficia a más de 1500 familias de productores de las provincias de Loja (cantones Chaguarpamba, Olmedo, Paltas y Catamayo) y El Oro (cantones Marcabelí, Balsas, Piñas, Zaruma y Portovelo).

El café que se produce dentro de la Asociación es 100% orgánico y dispone de sellos de certificación del Instituto Certificazione Etica e Ambientale (ICEA), de Italia; y del BCS ÖKO-GARANTIE, de Alemania. En adición a esto, la producción de APECAM cuenta con el sello comercio justo de FAIRTRADE.

Uno de los problemas más controversiales que la producción cafetalera del país enfrenta y que en este caso APECAM ve como un desafío, es la incidencia de plagas. La mayoría de las plantaciones de café fueron afectadas por la roya desde el año 2011. Debido a esta realidad, los rendimientos agrícolas de café disminuyeron considerablemente, pasando a producir entre 100 a 200 qq, es decir alrededor de ½ a 1 quintal por productor. Frente a esto, el Ministerio de Agricultura, Ganaderia, Acuacultura y Pesca (MAGAP) está interviniendo hasta el momento en la renovación de semillas mejoradas resistentes a esta plaga. Otro de los problemas que APECAM enfrenta es la dotación de riego debido a las constantes sequías que afectan a la zona y a los altos costos de inversión para la implementación de sistemas alternativos para el riego.

A pesar de estos problemas, la organización no ha visto obstáculos para su accionar, al contrario han diversificado su producción pues han insertado rubros nuevos como el maní, cuya producción es de 700 qq (20 a 30 qq por productor) y se exporta además 10.000 piñas orgánicas al año.

La asociación cuenta con un eficiente sistema de organización y rendición de cuentas para con sus agremiados; la comunicación entre ellos es permanente. Fabián Apolo, miembro de la Asosiación, nos comenta con agrado: “Ni la roya, ni las inclemencias del tiempo han podido con APECAM. Por eso consideramos que la fortaleza que tiene nuestra organización nos lleva a pensar que todos quienes estén involucrados en procesos relacionados con la economía social y solidaria deberíamos unir aún más fuerzas, para que estas buenas prácticas de auto sustento se desarrollen y permanezcan en el tiempo”.

En este contexto, es preciso resaltar cómo las instituciones del Estado, la sociedad civil y/o cooperación internacional, se han ido involucrando en los procesos de desarrollo autosustentable y autosostenible. A su vez se requiere que a nivel sectorial se pueda intervenir en forma planificada y cohesionada, para poder solventar las demandas y requerimientos de la comunidad productora en nuestro país.

Así, con este tipo de experiencias ecuatorianas, la Senplades busca alimentar el diseño de estrategias que incidan en el desarrollo de políticas dirigidas hacia la transformación de la matriz productiva.

Este cambio permitirá generar nuestra riqueza basados no solamente en la explotación de nuestros recursos naturales, sino en la utilización de las capacidades y los conocimientos de la población.