Comercialización asociativa una forma para generar emprendimiento rural sostenible

visistadestacado

Santiago Vásquez, Subsecretario de Planificación de la Senplades, visitó la Unión de Organizaciones Campesinas Cacaoteras del Ecuador (UNOCACE), localizada en el cantón Milagro, provincia del Guayas, con el propósito de conocer el trabajo que lleva a cabo esta organización como un caso exitoso de comercialización asociativa de cacao fino y aroma.

UNOCACE, nace el 2 de febrero de 1999, como una organización de segundo grado, cuyo fin es el repartir los beneficios de la comercialización asociativa, defender y agrupar los intereses de los pequeños y medianos productores cacaoteros. Además de  fortalecer y dinamizar las actividades de las organizaciones de base, mejorar su productividad en el cultivo de cacao, acceder a un mejor precio y un mercado sostenible.

Bajo este precepto, durante sus 15 años de vida, la UNOCACE agrupa a 18 organizaciones de base, representa a 1.730 pequeños trabajadores y produce 9.600 ha. de cacao. Cabe resalta que  568 productores poseen certificaciones orgánicas (USDA, ORGANIC, FAIRTRADE, BIOSUISSE y ECOCERT) en 2.515 ha., distribuidas en cuatro provincias del país (Los Ríos, Guayas, El Oro y Bolívar).

Los factores de éxito de esta organización de la Economía Popular y Solidaria, son vistos desde varios ámbitos, el principal es la comercialización asociativa,  bajo esta motivación lograron instaurar una cultura de calidad en la producción de cacao. Uno de los impactos más significativos es el mejoramiento de los ingresos por medio de una relación equitativa de la distribución de los ingresos entre los agremiados. Un ejemplo claro es como los productores obtuvieron en promedio $12 dólares más por quintal vendido en comparación con el precio nacional en el 2012. Este escenario representa un mayor volumen de ingresos a sus filiales, desde el 2000, que la organización comercializa y exporta. Además, en el 2012 la organización llegó a una facturación de 3,2 millones de dólares, cifra que representó el 0,8% de las divisas generadas por el cacao en grano en el Ecuador. Otro factor de incidencia es el  programa de renovación de huertas de cacao fino y de aroma que inicio en el año 2007 y tiene como objetivo el incremento a la productividad de 5qq a 20qq – 30qq/ha/año para el 2015.

La administración comprometida de este modelo exitoso está basada en un proceso empresarial rural de comercialización sólido que sostiene y promueve la asociatividad, fomenta la calidad y el aumento de productividad. Este ejemplo de perseverancia e innovación hace posible voltear la mirada al campo como una apuesta de generación de ingresos a través de una visión conjunta, la pasión implementada por este sector hace que el Ecuador sea único en el mundo, una identidad muy presente en este grupo de productores.