Trabajo infantil disminuye en el Ecuador

“Lo que observamos entre diciembre el año 2006 y diciembre del 2011, es que la incidencia de del trabajo infantil se ha reducido del 17% al 5.8%. Esto quiere decir que hay una reducción de cerca de 11 puntos porcentuales, lo que significa que cerca de 450 mil niños, niñas y adolescentes han dejado de trabajar en el Ecuador”, afirmó Fander Falconí, Secretario Nacional de Planificación y Desarrollo; en rueda de prensa ofrecida junto a Doris Soliz, Ministra de Inclusión Económica y Social; y Byron Villacís, Director del Instituto Nacional de Estadística y Censos, para dar a conocer la situación del trabajo infantil en el Ecuador.

En relación al trabajo infantil en basurales, el titular de la Senplades señaló que este se encuentra técnicamente erradicado, aspecto que “se lo ha hecho de forma constante y revolucionaria en este gobierno”. A partir del 2007, el trabajo infantil disminuye independientemente de la evolución del crecimiento económico. “Es decir, se ha roto ese ciclo en donde períodos de auge económico implicaban un aumento de la incidencia del trabajo infantil”.

Igualmente, Falconí hizo referencia al estudio “El trabajo infantil en el Ecuador”, escrito junto al investigador Juan Ponce y publicado por el MIES, en donde se demuestra que los costos para erradicar el trabajo infantil ascienden a cerca de 960 millones de dólares en 20 años, pero donde los beneficios que se pudieran alcanzar superan los 1100 millones de dólares. “Esto significa que los beneficios superan con creces a los costos, por ello, nuestra misión es indudablemente poner todo el esfuerzo en políticas públicas para lograr una erradicación del trabajo infantil”, expresó.

Según datos de la Encuesta Nacional de Empleo, Subempleo y Desempleo de diciembre 2011, de los 3’675.803 niños y adolescentes de 5 a 17 años en el Ecuador, 213.146 se encontraban trabajando, refirió el Director del INEC, Byron Villacís, y acotó que en los últimos cinco años el trabajo infantil cayó 11,2 puntos. “En el área rural cayó 20,1 puntos, mientras en el área urbana bajó 5,8 puntos. El área rural siempre ha registrado mayor porcentaje de trabajo infantil”.

Además, de acuerdo a los datos del INEC, según su condición de trabajo versus estudio el 3,2% de los niños y adolescentes que trabajan también se encuentran estudiando.

Por su parte, Doris Soliz afirmó que una de las estrategias exitosas para alcanzar estos logros es haber condicionado el Bono de Desarrollo Humano a fin de que las madres enviaran a sus hijos a las escuelas y centros de salud. “Cerca de 3 millones de niños, niñas y adolescentes fueron atendidos en diferentes controles de salud”, puntualizó la ministra.

| Presentación | Galería |