Titular de Senplades participó en mesa redonda sobre “El Ecuador que Queremos”

Titular de Senplades participó en mesa redonda sobre el “El Ecuador que Queremos”

Este jueves 23 de julio se desarrolló en la Escuela Superior Politécnica del Litoral (Espol) la mesa redonda “El Ecuador que Queremos”, con la participación del Secretario Nacional de Planificación y Desarrollo, Pabel Muñoz; del exvicepresidente de la República, Alberto Dahik; del catedrático universitario, Fander Falconí; y del analista económico, Walter Spurrier.

El encuentro fue organizado por la Espol en el marco de la participación de la Academia en la iniciativa del Gobierno ecuatoriano de abrir un Diálogo Nacional por la Equidad y la Justicia Social.

Durante su intervención, Muñoz socializó los cambios que ha experimentado el país a través de políticas públicas en beneficio de la ciudadanía. En ese sentido, hizo énfasis en cuatro elementos que caracterizaron el periodo neoliberal: el desmantelamiento del Estado, la instauración de ese modelo económico, la profunda crisis política que afectó a la democracia ecuatoriana, especialmente en la década anterior, y en consecuencia una sociedad que vivía con incertidumbre.

El Secretario Nacional indicó que ese modelo comenzó a aplicarse en Ecuador en 1981, cuando se firmó la primera carta de intención con los organismos multilaterales. En ese marco, detalló cómo esa tesis sostenía que el Estado generaba distorsiones cuando intervenía en la economía y en los ámbitos sociales.

“En el discurso se decía que ese Estado no debía intervenir pero en la práctica se funcionalizaban sus decisiones para privatizar las ganancias de ciertos sectores y socializar sus pérdidas, como el salvataje bancario”, precisó.

Agregó que el país vivió una profunda crisis política. “Entre 1996 y 2006 ningún presidente electo terminó su periodo de gobierno y en ese lapso de tiempo gobernaron ocho presidentes”, citó.

Posteriormente, Muñoz explicó cómo se está construyendo un nuevo Ecuador desde el año 2007 y calificó como fundamental la superación de la crisis política a través de una “estabilidad democrática y una profundización de la democracia”, que se ha traducido en diez procesos electorales ganados, la aprobación de la nueva Constitución en 2008 y la recuperación de la autonomía del Estado.

Resaltó la transformación y la recuperación del Estado con leyes programáticas que benefician a sus ciudadanos. “El tipo de desarrollo que escogimos en Ecuador plantea el concepto del Buen Vivir en reemplazo del de desarrollo, que concibe al ser humano como el principal interés del Gobierno por encima del capital y con una complementariedad con la naturaleza, la sociedad y el mercado”, manifestó.

En este campo, también se refirió a la eliminación de 99 instituciones públicas, la transformación de otras 103 y la creación de 43 entidades, como una medida que permitió ordenar la funcionalidad del Estado ecuatoriano.

Apuntó que estos cambios han permitido que la sociedad ecuatoriana haya recuperado la confianza en la democracia y las instituciones del Estado, citando encuestas de Latinobarómetro entre 2007 y 2013. Esta ONG, con base en Chile, es un estudio de opinión pública que aplica anualmente alrededor de 20.000 entrevistas en 18 países de América Latina representando a más de 600 millones de habitantes.

Finalmente el Secretario Nacional detalló las principales estrategias que se plantean para llegar a una sociedad ecuatoriana más equitativa y justa. En ese sentido, preponderó que el Gobierno no gasta mucho sino que busca beneficiar a sus habitantes, a través de una alta inversión pública.

Especificó que el gasto corriente del Gobierno Central ascendió al 14,9% en relación a su Producto Interno Bruto (PIB) en 2014, mientras que el promedio regional alcanzó un 17,8%. Añadió que Ecuador es el país con más inversión pública en la región con un 11,7% cuando el promedio regional es del 4,2%, según datos del mismo año de la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal).

Dijo que otro aspecto a destacar es la prioridad que se ha dado al pago de la deuda social; en 2006 se destinaron 2180 millones de dólares para el pago de la deuda externa y se distribuyó 1976 millones a la inversión social. En 2014, se destinaron 1944 millones al pago de la deuda y 8849 millones sirvieron para inversión social, según el Ministerio de Finanzas.

Paralelamente, indicó que Ecuador ha mejorado la recaudación tributaria siendo una de las naciones con menos impuestos en la región y destacó la reducción considerable de los índices de pobreza.

Además, puntualizó que a través del cambio de la matriz productiva el Gobierno ha trabajado en mecanismos para dejar de depender exclusivamente del petróleo para la financiación de varios proyectos del Estado y se ha priorizado el desarrollo de áreas como la educación, salud, vialidad, acceso a internet, energía, seguridad, entre otros.

“Este es el periodo económico con más estabilidad del país, en ningún momento ha habido tanta reducción de pobreza. No hay mejor inversión que realice un país que la inversión en salud y educación”, complementó Fander Falconí.

|Imágenes: Escuela Superior Politécnica del Litoral, ESPOL: Mesa Redonda ” El Ecuador que queremos”|

Para mayor información:

Dirección de Comunicación
Telf. (02) 3978900 ext. 2827
www.planificación.gob.ec