Senplades y Cepal intercambiarán experiencias en planificación

El gobierno ecuatoriano, representado por la Secretaria Nacional de Planificación y Desarrollo (Senplades), y la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal) firmaron el Acuerdo de Cooperación que permitirá fortalecer las acciones de la política pública en las áreas de economía, ambiente, derechos e institucionalidad a fin de construir una agenda conjunta de trabajo.

En este Acuerdo, la Senplades asume el compromiso de transferir la experiencia de Ecuador basada en los resultados logrados con la aplicación del Sistema Nacional Descentralizado de Planificación Participativa. Esto es, experiencia y resultados en en cuanto a articular los esfuerzos institucionales de las entidades públicas nacionales y locales; en la definición y ejecución de lineamientos y políticas de desarrollo, y en la difusión de nuevos conceptos relacionados al fortalecimiento de la facultad de planificación del Estado, como el del ‘Buen Vivir’.

La Cepal asesorará sobre la creación de modelos de equilibrio general de tercera generación para evaluación de la política pública; el fortalecimiento del ciclo de planificación; la medición de impactos originados por los flujos físicos internacionales; políticas públicas ante las amenazas e impactos del cambio climático; diseño de un sistema integrado de protección y seguridad social que profundice la garantía de derechos de la población; y el diseño de un sistema articulado de planificación entre los distintos niveles de gobierno.

Alicia Bárcena, secretaria ejecutiva de Cepal, y Pabel Muñoz, secretario nacional de Planificación (s), suscribieron el Acuerdo. Muñoz expuso sobre la importancia de suscribir un acuerdo con Cepal, cuya trayectoria “no puede ser desconocida por gobiernos de cuño progresista. Cepal se ha mantenido como el espacio para que pensemos a Latinoamérica desde Latinoamérica”. Destacó, a más de los ya mencionados, los elementos de territorialización de la inversión pública, que el Acuerdo ha privilegiado.

Por su parte, Alicia Bárcena destacó la interacción “dinámica y dialéctica” que existe entre ambas instituciones. “La Cepal tiene la obligación de nutrir e intercambiar ideas, visiones y experiencias serias de otros países. Nuestro papel es compartir ideas para dar el salto hacia el cierre de las brechas sociales, que duelen. Un salto hacia el cambio estructural, hacia el cambio productivo (…) Nos interesa este proyecto de Revolución Ciudadana que instaló Rafael Correa”.