“Reconocer los pasivos ambientales permite tomar mejores decisiones”

Joan Martínez Alier, famoso investigador en el campo de la economía ecológica, participó en un conversatorio sobre pasivos ambientales, desarrollado hoy en la Secretaría Nacional de Planificación y Desarrollo (Senplades), con la presencia de su titular, Fander Falconí, autoridades institucionales y varios académicos de la Facultad Latinoamericana de Ciencias Sociales (FLACSO).

El concepto de pasivos nos remite a un esquema de contabilidad, indicó el catedrático, y añadió tres elementos que lo identifican: el costo por la reparación de los daños producidos por la contaminación de una empresa, pública o privada, el valor de la producción perdida o la riqueza no producida a causa de ella, y la compensación monetaria por los daños irreversibles.

El reconocimiento de los pasivos ambientales en la política pública constituye un gran avance puesto que ayuda a tomar mejores decisiones respecto a la aprobación de proyectos, señaló Martinez Alier. No obstante, subrayó que la responsabilidad ambiental de las empresas no solo pasa por la exigencia a través de la vía administrativa, sino que también implica una exigencia por vía judicial (imposición de multas y fianzas).

“La responsabilidad ambiental de las empresas se está yendo desde el voluntarismo a la exigencia del resarcimiento por daños ambientales”, añadió, al tiempo que citó algunos casos de reclamo de pasivos ambientales de empresas transnacionales en América Latina. Se refirió a los daños sufridos por los habitantes de La Oroya en la sierra central del Perú por los contaminantes emitidos por la empresa Doe Run. “No ha existido en este caso una cuantificación económica de los daños producidos”. Otro ejemplo es el del juicio contra la empresa Chevron-Texaco por daños al ambiente y a la salud, producidos en la zona norte de la Amazonia de Ecuador, entre 1970 y 1990. “En este caso una sentencia judicial ha valorado económicamente los daños”, recordó.

Pese a que resaltó que la naturaleza y la vida humana tienen valores que nos son cuantificables, insistió en que el análisis costo-beneficio ayuda a visibilizar los daños potenciales que puede causar una empresa, incluso antes de iniciar un proyecto.

Finalmente, indicó que este enfoque se complementa con el análisis multicriterio, planteado por Fander Falconí, Rafael Burbano, María Cristina Vallejo y Carlos Larrea en el texto La iniciativa Yasuni ITT desde una perspectiva multiriterial, en donde los autores presentan una valoración de las ganancias que tendría el país al dejar el crudo bajo tierra en dos campos del Parque Nacional Yasuní; beneficios que van muchas más allá de un valor monetario.

| Galería de Fotos |

Para mayor información:
Dirección de Comunicación
Telf. (02) 3978900 ext. 2810