Planificación interinstitucional permite estudio para tratamiento del agua residual en Quito

aguadestacado

La necesidad de recuperar los ecosistemas hídricos y la gestión de las aguas residuales en Quito motivó al Instituto Nacional de Preinversión (INP) y la Empresa Pública Metropolitana de Agua Potable y Saneamiento (Epmaps) a emprender el estudio Diseños Definitivos de las Obras de Intercepción y Tratamiento de Aguas Residuales para Quito y parroquias anexas.

El proyecto interinstitucional es coordinado por la Secretaría Nacional de Planificación y Desarrollo (Senplades), al cual está adscrito el INP, y el Municipio de Quito, bajo el cual funciona la Epmaps. Su objetivo es impulsar una tarea que ha sido casi inexistente: la recuperación de los ríos de la capital y el tratamiento adecuado del líquido vital. Un descuido que ha generado altos niveles de contaminación, además de problemas de salud en la población.

En la presentación oficial del proyecto, realizada en Quitumbe, al sur de Quito, el titular de Senplades, Pabel Muñoz, reconoció la trascendencia de mantener una visión compartida entre el Gobierno Nacional y Municipio para avanzar en una perspectiva de desarrollo.

“Desde los años 90 no se había tomado la decisión de llevar adelante los estudios a pesar de que toda la ciudad de Quito lo demanda. No se ha había tomado la decisión de enfrentar el problema de las aguas residuales, de la descontaminación de los ríos de la ciudad”, precisó Muñoz.

El costo previsto del proyecto alcanza los USD 9.2 millones de dólares, de los cuales el INP financiará USD 7.6 millones. Conforme explicó el director del Instituto Nacional de Preinversión, Santiago Medina, los estudios estarán a cargo de la Asociación Hazen & Sawyer (EE.UU.) y de Épsilon (Colombia) y tendrán una duración de 20 meses.

Medina especificó que el proyecto tiene tres componentes: un túnel, con una dimensión de 34 km, el cual incluirá colectores e interceptores, la Planta de Tratamiento de Aguas Residuales y una central hidroeléctrica en Vindobona.

Con el proyecto, explicó el alcalde de Quito, Augusto Barrera, se permitirá “devolver agua limpia a las cuencas hidrográficas” y beneficiar a 3,5 millones de personas.

El estudio se enmarca en el objetivo tres del Plan Nacional para el Buen Vivir 2013-2017: “Mejorar la calidad de vida de la población”, el cual propone entre sus metas alcanzar el 95% de vivienda con acceso a red pública de agua. Para ello propone la coordinación activa entre el gobierno central y los gobiernos seccionales.

El proyecto tiene un área de intervención de 30.324 hectáreas. Desde la zona urbana de Quito, en el sector de la Tola Baja (El Trébol) hasta San Antonio de Pichincha, sector conocido como “Vindobona”. Además de las parroquias anexas.

Para mayor información:

Dirección de Comunicación Senplades
Telf. (02) 3978900 ext. 2818 / 2819
www.planificacion.gob.ec
Unidad de Comunicación INP
Telf. (02) 3829660 ext. 406/438
www.preinversion.gob.ec