Libro “la iniciativa Yasuni ITT desde una perspectiva multicriterial” se presentó en Guayaquil

Libro "la iniciativa Yasuni ITT desde una perspectiva multicriterial" se presentó en Guayaquil

El libro La iniciativa Yasuní-ITT desde una perspectiva multicriterial fue presentado Guayaquil, este jueves, con la presencia de Fander Falconí y Rafael Burbano, coautores de la obra, en un evento organizado por la Universidad de Guayaquil, que contó con la asistencia de al rededor de 200 representantes de la academia, autoridades del Ejecutivo y estudiantes. El libro, que se escribió desde octubre de 2010, tiene también como coautores a los académicos Carlos Larrea y María Cristina Vallejo.

“La iniciativa Yasuní ITT es una prueba de vida donde se conjugan no solo los valores monetarios convencionales, sino los valores de sustentabilidad. Estamos planteando la conservación de un espacio natural y dando un salto importante como país en términos de cambiar su estrategia de desarrollo y alcanzar el Buen Vivir”, sostuvo Fander Falconí.

“El análisis multicriterial permite construir consensos con actores, generar información y evaluar criterios económicos, sociales y ambientales. Esto ayuda a posicionar la Iniciativa y a promover las discusiones internacionales sobre cambio climático. Una vez establecido el fideicomiso para la Iniciativa (agosto de 2010), el Análisis Multicriterial (AMC) abre un abanico de posibilidades para consolidarla”, señaló.

En efecto, la perspectiva multicriterial valora la Iniciativa Yasuní-ITT y sus alternativas yendo más allá de los cálculos meramente económicos, añadiendo otros factores relativos a la sustentabilidad ambiental y social para la toma de decisiones.

Rafael Burbano, por su parte, indicó que “el análisis multicriterial es una oportunidad histórica porque consolida un nuevo modelo de desarrollo sobre bases sustentables e incluyentes”.

La Iniciativa Yasuní-ITT, como expresión de una nueva política pública del Gobierno, y como una alternativa mundial a la extracción y quema de combustibles fósiles, plantea dejar las reservas de crudo pesado del bloque ITT bajo tierra, en el Parque Nacional Yasuní. Se trata de alrededor de 850 millones de barriles de petróleo.

El libro, que se distribuyó a los asistentes, contó con el auspicio de la Facultad Latinoamericana de Ciencias Sociales (FLACSO) y el Programa para la Conservación y Manejo Sostenible del Patrimonio Natural y Cultural de la Reserva de Biósfera Yasuní de Naciones Unidas.