La integración regional captó la atención en Seminario de Planificación

La integración regional captó la atención en Seminario de Planificación

El Seminario Internacional de Planificación para América Latina y el Caribe culminó este miércoles en Quito poniendo en el debate el impulso a la integración regional. En este contexto, Pabel Muñoz, secretario nacional de Planificación y Desarrollo, destacó la importancia de lograr una mayor interrelación entre los organismos creados con este fin. “Apuntamos hacia la convergencia con otros espacios “, señaló.

“Estamos orgullosos de ser la sede de la integración del sur”, remarcó el titular de la Secretaría Nacional de Planificación y Desarrollo (Senplades), previo a la presentación de Ernesto Samper, secretario general de la Unión de Naciones Suramericanas (Unasur), quien intervino en el seminario con la conferencia magistral “Visión estratégica de Unasur y su plan de acción”.

En esta dirección, el titular de la Unasur aclaró que “el papel político de la Unasur es buscar la convergencia de todos los organismos que hay en la región (…) Esta convergencia debe plantearse en función de los objetivos de un proceso de integración. Nosotros somos una región que está buscando interacción y ésta se da a través de la libre movilidad de personas, bienes y capitales. Hay que buscar espacios comunes en los tres frentes”, señaló.

En la conferencia, Samper aclaró que “el concepto de Unasur es más profundo pues nació como un proyecto político inspirado en tres principios: preservar a la región como zona de paz, democracia y derechos humanos”. Pero remarcó que estos principios deben ser entendidos de otra manera: la paz va de la mano de la seguridad hemisférica (comprendida como la unidad ante amenazas comunes y no basada sobre la hipótesis de potenciales conflictos entre los países); la democracia es vista como un proceso que se profundiza en la Región; y los derechos humanos son entendidos como el referente ético del proceso integrador de la Unasur.

Samper explicó que la acción de la Unasur se concreta mediante 12 consejos sectoriales que trabajan en torno a tres agendas. La primera es la económica, cuyo principal desafío es agregarle valor a la producción de los países para de esta menare superar el extractivismo. La segunda agenda es la social, enfocada en la erradicación de la pobreza y la reducción de las desigualdades. Y la agenda política, que gira en torno a la profundización de la democracia con mayor seguridad ciudadana. Estas tres agendas, a su vez, están atravesadas por tres ejes transversales: género para el cierre de brechas, medio ambiente y derechos humanos.

Finalmente, Samper razonó sobre la importancia estratégica que juega el Estado. “Hoy importa el derecho social al Estado, es decir, el ciudadano tiene derecho al Estado y este debe buscar el nuevo ciudadano suramericano del siglo 21 que debe ser: más participativo en lo político, más solidario en lo social, más productivo en lo económico, más comprometido en la defensa del medio ambiente, y sobre todo, más orgulloso de ser suramericano”, dijo.

Pabel Muñoz coincidió con lo dicho por Samper y señaló que tras “al menos dos décadas de aplicación dogmática de una receta neoliberal, hemos creído que hay que recuperar al Estado como motor del desarrollo, como garante de derechos y orientador de los procesos de desarrollo de nuestros países”.

El Seminario reunió entre el 09 y 10 de diciembre a ministros, viceministros y altos funcionarios de los organismos de planificación de los países miembros de la Red de de América Latina y El Caribe de Planificación para el Desarrollo (Redeplan) que previamente participaron en la Cuarta Asamblea General Ordinaria del organismo. Redeplan es presidido hasta 2015 por Ecuador, a través de la Secretaría Nacional de Planificación y Desarrollo (Senplades).

Para mayor información:

Dirección de Comunicación
Telf. (02) 3978900 ext. 2818 / 2819
www.planificación.gob.ec