Fander Falconí dicta la conferencia “¡a (re) distribuir! Ecuador para todos” en la UPSE.

Fander-Falconí-dicta

Santa Elena, 11 de octubre de 2012: Fander Falconí, Secretario Nacional de Planificación y Desarrollo, dictó una conferencia basada en los contenidos que se recopilan en la obra de su autoría, titulada “¡A (Re)Distribuir! Ecuador para todos”, por una invitación de la Universidad Estatal Península de Santa Elena (UPSE).

Ante un auditorio completamente lleno, Falconí expuso acerca de la caída sistemática de las cifras de pobreza que está experimentando el Ecuador, así como la reducción de las brechas entre ricos y pobres.  Para describir este momento histórico, citó las políticas públicas que han permitido alcanzarlo, las cuales están orientadas a la generación de empleo, la entrega del Bono de Desarrollo Humano, así como la inversión en salud y educación.

Para explicar el término “desigualdad”, el titular de la Secretaría Nacional de Planificación y Desarrollo (SENPLADES) citó al indicador conocido como “coeficiente de Gini”, acuñado por el estadista y sociólogo italiano Corrado Gini, para medir hasta qué punto la distribución del ingreso (o, en algunos casos, el gasto de consumo) se aleja de una distribución perfectamente equitativa entre individuos u hogares dentro de la economía de un país, para lo cual se utiliza el valor de 0 para expresar la equidad perfecta y el valor de 1 para la máxima desigualdad.

“En el caso de Ecuador, creo que vamos por el camino correcto, y no sólo porque lo diga yo, sino porque lo dicen todos los organismos internacionales que están poniendo al Ecuador como un paradigma de hacer bien las cosas en materia de desarrollo. Con una adecuada planificación y uso de los recursos públicos, se está logrando reducir sistemáticamente estos dos elementos (pobreza y desigualdad)”, comentó Falconí.

Al final de la intervención, los asistentes tuvieron la oportunidad de realizar preguntas y profundizar en los contenidos de la exposición. Fander Falconí citó al británico Tim Jackson, autor de la obra “Prosperidad sin crecimiento”, para destacar los valores fundamentales del Buen Vivir: “El Buen Vivir, a diferencia del crecimiento económico y esa preocupación de producir más y consumir más, nos lleva hacia un concepto de convivencia, de coevolución; una evolución conjunta de nuestros sistemas naturales, y el respeto a los derechos de la naturaleza, amparados en la constitución”.