El Metro de Quito proyecta al país hacia el Buen Vivir

“El Gobierno Nacional ha priorizado la construcción del Metro de Quito, como un proyecto fundamental para el desarrollo integral de la comunidad ecuatoriana”, expresó Fander Falconí, titular de la Secretaría Nacional de Planificación y Desarrollo (Senplades), en el evento de entrega de los estudios de la Fase 2 del Metro de Quito, al Municipio del distrito capitalino.

El titular de la Senplades consideró que el Metro se proyecta como una obra “contundente y emblemática que mejorará la productividad sistémica de la ciudad, reducirá la contaminación e incidirá positivamente en la salud y calidad de vida de la colectividad. Antes podíamos tener toda la voluntad política pero no había los recursos. Ahora hay una planificación y gracias al Instituto Nacional de Preinversión (INP) se ha recuperado la institucionalidad de la inversión pública. Estamos entregando con estos estudios la fase de diseño del Metro, con los cuales los responsables pueden emprender la contratación de la obra”, enfatizó Falconí.

La elaboración de dichos estudios estuvo a cargo de la empresa municipal Metro de Madrid (perteneciente al municipio español del mismo nombre) y tuvo un costo de 29,4 millones de dólares, muy inferior a los costos reales que tienen este tipo de estudios, gracias a las gestiones emprendidas por la Senplades a través del INP.

El acto, realizado en la sala de sesiones del palacio municipal, contó, además, con la presencia del burgomaestre quiteño, Augusto Barrera; el gerente de la empresa pública Metro Quito, Edgar Jácome; el director (e) del INP Juan Diego Idrovo; Amaia Espina, representante de la empresa Metro de Madrid; además del embajador de España en nuestro país, Víctor Fagilde y miembros del cuerpo edilicio de la Alcaldía Metropolitana.

Esta segunda fase de estudios comprende la ingeniería y diseños definitivos del túnel de 22 Km por donde atravesará el Metro, desde Quitumbe hasta el Labrador (de sur a norte), así como el diseño de 13 de las 15 estaciones, cinco zonas de reserva para la ejecución de futuras estaciones, el sistema de instalaciones y el material rodante del proyecto, que comprende 18 trenes de 6 vagones cada uno, además de un análisis sobre la situación actual del sistema de transporte en la capital.

Por su parte el alcalde Barrera, expresó a nombre de la ciudad su agradecimiento por la apertura y decisión política del Gobierno Nacional para la cristalización de este proyecto que, según el estudio, el primer año beneficiará a no menos de 400 mil pasajeros por día y generará 2 500 plazas de empleo en su construcción y 1 000 en su operación.

“Es un día de alegría, esperanza y optimismo para Quito y el país. Sería imposible materializar este proyecto sin la colaboración concreta de la Senplades, el INP, los ministerios de Finanzas, Transporte y Obras Pública, Ambiente y Patrimonio. Es una gran minga institucional y estamos demostrando que el trabajo sistemático, serio y permanente, permite cumplir nuestros sueños. El Metro será la columna vertebral que convertirá a Quito en una ciudad más sustentable, más inclusiva, más próxima y menos dividida”, resaltó Barrera.

Con la construcción del Metro de Quito se ahorrarán tiempos críticos en los traslados de las personas. Esto permitirá a los habitantes incrementar su aporte productivo, de valor agregado y de conocimiento en sus labores diarias, además de que puedan compartir un mayor tiempo de calidad con sus familias.

Más información: PreinversiónNoticias Quito