El desarrollo marítimo nacional es parte de la planificación del Buen Vivir

El-desarrollo-maritimo-nacional-26sep2012-

Con el tema “El Mar en la Planificación Nacional y las Políticas Públicas”, la Secretaría Nacional de Planificación y Desarrollo (SENPLADES) participó este miércoles 26 de septiembre, en el Primer Congreso Ecuatoriano de Conciencia Marina, organizado por la Dirección General de Intereses Marítimos de la Armada del Ecuador y la Secretaría Técnica del Mar.

El evento, que se desarrolla en la ciudad de Guayaquil del 26 al 28 de septiembre, congrega a expertos nacionales e internacionales en temas marino costeros, con la finalidad de generar iniciativas y alternativas que se constituyan en un aporte para promover el desarrollo marítimo nacional.

Eugenio Paladines, Subsecretario de Planificación Nacional, Territorial y Políticas Públicas de la Senplades, inició recordando que la Constitución de la República establece la necesidad de planificar el desarrollo del país a fin de encontrar el camino hacia el Buen Vivir. En esta tarea “es indispensable priorizar la construcción de equidad y la cohesión social”, dijo.

Recordó también que, de acuerdo a la Constitución ecuatoriana, el territorio nacional “comprende el espacio continental y marítimo, las islas adyacentes, el mar territorial, el Archipiélago de Galápagos, el suelo, la plataforma submarina, el subsuelo y el espacio suprayacente continental, insular y marítimo (…)” (Art 4).

La SENPLADES es la encargada de administrar el Sistema Nacional de Planificación a nivel sectorial y territorial, estableciendo objetivos y políticas nacionales, orientando la inversión pública y promoviendo una reforma sostenida, integral y democrática del Estado, a través de una activa participación ciudadana. Para ello, el país cuenta con una hoja de ruta, el Plan Nacional para el Buen Vivir (PNBV), el cual establece doce Objetivos Nacionales de Desarrollo, con sus respectivas políticas, estrategias, metas e indicadores.

El Objetivo 5 del Plan establece la necesidad de “garantizar la soberanía y la paz, e impulsar la inversión estratégica en el mundo y la integración latinoamericana”. En el eje se seguridad y soberanía de este objetivo se ha definido como una política el fortalecimiento del ejercicio de soberanía, los derechos de soberanía y las jurisdicción marítimas.

La cohesión e integración social y territorial, la mejora de capacidades y potencialidades de la ciudadanía, la garantía de los derechos de la naturaleza constituyen otros objetivos del PNBV al amparo de los cuales el Gobierno Nacional desarrolla políticas para el desarrollo marítimo nacional.

Para ello, el Gobierno Nacional estableció vía Decreto, en 2011, la creación del Comité Interinstitucional del Mar, ente de aprobación y coordinación de política nacional relativa al espacio marítimo.La encargada de articular el seguimiento y articulación de las acciones del Comité es la Secretaría Técnica del Mar, entidad adscrita a la Senplades.

A decir de Paladines, uno de los avances más significativos de Ecuador en este ámbito es la adhesión del Ecuador a la Convención de las Naciones Unidas sobre los derechos de Mar (Convemar), que permite la extensión territorial marítima y soberanía nacional más allá de las 200 millas.

La Convemar promueve la investigación científica, protección del medio marino y transferencia tecnológica. Considera a los recursos marítimos como recursos patrimoniales de la humanidad y corresponsabilidad de la comunidad internacional, así como las actividades económicas y comerciales marinas.

No obstante, en este tema el país tiene aún varios retos. Menos del 6% del total del presupuesto de inversión en el ámbito marino – costero del 2012 se focalizó en Investigación y generación de información y hay bajos niveles de exploración de las reservas de recursos naturales no renovables en las áreas de la plataforma continental.

Al contrario de este panorama, el país ocupa el primer lugar del Pacífico Sur en la pesca de atún con 730 millones en exportaciones. Así mismo, tiene enormes posibilidades de expandir su comercio, pues los puertos son altamente competitivos.

Por lo tanto la adecuada planificación y aplicación de políticas oceánicas permitirá al país impulsar el desarrollo y dinamizar la economía nacional.