El cambio estructural por la igualdad marcó el cierre del ciclo de sesiones de la Cepal

La Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL) culminó con éxito el trigésimo cuarto período de sesiones, que se desarrolló en  la ciudad de San Salvador. El ciclo de sesiones,  tuvo, como eje del debate, la temática ‘Cambio estructural para la igualdad: Una visión integrada del Desarrollo’, bajo el lema ‘Crecer para igualar e igualar para crecer’.

En este evento participó activamente la comitiva ecuatoriana, integrada por el embajador del Ecuador en ese país, Segundo Andrango, funcionarios de la Cancillería, miembros de la Embajada, de la Misión del Ecuador ante Naciones Unidas en New York y Glenda Calvas, delegada de la Secretaría Nacional de Planificación y Desarrollo (SENPLADES), quien presentó el Informe del Comité de Población y Desarrollo de la reunión realizada en Quito el pasado julio.

A parte de la cita también acudió la Ministra Coordinadora de la Política Económica, Jeannette Sánchez, quien participó conjuntamente con delegados de otros países de la región en un diálogo de alto nivel.

Alicia Bárcena, secretaria ejecutiva de CEPAL, solicitó a los representantes de las naciones miembros y asociadas del organismo, durante la clausura del evento, que se apropien de la propuesta de cambio estructural para la igualdad, que se formuló durante el ciclo de sesiones.

A su vez, las delegaciones de los países participantes solicitaron a Bárcena el desarrollo de estudios y propuestas de políticas públicas, con el fin de fortalecer las capacidades de cada nación, en torno el tema del desarrollo económico y social.

Entretanto, se definió que en el trigésimo quinto periodo de sesiones, a celebrarse en 2014 en Lima, Perú, se debatirán entre otros, los siguientes temas:

  • Mejorar la estabilidad macroeconómica y fomentar políticas para reducir la volatilidad y la vulnerabilidad de las economías de la región.
  • Mejorar el acceso de la región al financiamiento para el desarrollo y al mercado de financiamiento.
  • Incrementar el potencial productivo de la región y reducir las brechas de productividad.
  • Mejorar el posicionamiento de la región en la economía internacional a través del comercio, la integración y la cooperación.
  • Promover un pacto social entre el Estado, el mercado y la sociedad, poniendo en el centro el desarrollo con igualdad.
  • Mejorar las políticas de desarrollo sostenible, la eficiencia energética y las medidas para la mitigación y adaptación al cambio climático.
  • Fortalecer la gestión pública para mejorar el rol del Estado y lograr el desarrollo integral.
  • Reforzar las capacidades institucionales relacionadas con la gestión de los temas globales.