El Buen Vivir convoca a jóvenes de 25 países

buendestacado

Más de 70 jóvenes procedentes de varios lugares del mundo participaron, este miércoles, en un conversatorio con Óscar Uquillas, subsecretario de Cambio Institucional de la Secretaría Nacional de Planificación y Desarrollo (Senplades). Este diálogo forma parte de la Escuela de Verano de la Cancillería del Ecuador, que en esta ocasión impulsa el Programa Intensivo “El modelo de desarrollo del Buen Vivir ecuatoriano y la Revolución Ciudadana”.

La transformación del Estado que impulsa el Gobierno ecuatoriano desde hace siete años fue explicada detenidamente por el Subsecretario, enfatizando en la recuperación de las facultades de rectoría, planificación, regulación y control del Estado, la nueva estructura del Ejecutivo y el acercamiento del Estado al territorio mediante la desconcentración y la descentralización.

Justamente, éste último tema junto a la creciente participación ciudadana en la toma de decisiones del Estado y la construcción de mecanismos de seguimiento y evaluación en el cumplimiento de las políticas públicas, se convirtieron en las principales preocupaciones de los jóvenes participantes en el encuentro que empezó el pasado 07 de abril.

“La gran diferencia de la planificación en el Estado que se da a partir de la Constitución 2008, no solo parte de la necesidad de contar con un Plan Nacional de Desarrollo, sino que se establecen mecanismos específicos mediante los cuales uno puede exigir su cumplimiento”, señaló Uquillas.

Los jóvenes recibieron ejemplares del Plan Nacional para el Buen Vivir 2013-2017 y mostraron su interés por su aplicación. “Hemos tenido un acercamiento importante con el tema de la Revolución Ciudadana y el Sumak Kawsay, que tiene como expectativa lograr el beneficio de la población”, señaló Hanoi Sánchez, miembro de la Unión de Jóvenes Comunistas de Cuba y secretario general de la Federación Mundial de Juventudes Democráticas.

Para la colombiana Alix Lesmes, militante del Movimiento Libertario y de los Progresistas, la experiencia ecuatoriana es muy llamativa. “Tienen una excelente revolución que ha avanzado muy rápido y los logros conseguidos hay que cuidarlos con más proceso, quizá con más diálogo con la gente”, señaló.