Ecuador se prepara para ir a Hábitat III

Eugenio Paladines  durante la inauguración del encuentro Río+20 a Habitat III: Elementos de una Agenda Urbana Nacional en Ecuador

El convento de San Agustín, en el centro de Quito, se convirtió en el escenario donde arrancó el proceso que busca consolidar la participación del Ecuador en la Tercera Conferencia de las Naciones Unidas sobre Vivienda y Desarrollo Sostenible que se cumplirá en 2016. Rodeado de pinturas representativas del arte colonial, los funcionarios que se dieron cita intercambiaron sus criterios sobre cómo enfrentar los problemas de la vivienda y del ordenamiento territorial.

Eugenio Paladines, subsecretario de Planificación Nacional Territorial y Políticas Públicas de la Secretaría Nacional de Planificación y Desarrollo (Senplades), destacó la necesaria interrelación entre las zonas urbana y rural como elemento articulador de un profundo ordenamiento territorial. “Si nos encerramos en el ordenamiento urbano sin vislumbrar que hace falta un ordenamiento territorial nacional, no tenemos una visión completa de las problemáticas existentes”, dijo. Paladines insistió en que el ordenamiento territorial no debe ser visto como un fin sino como un medio. En el caso ecuatoriano, el fin es el Buen Vivir.

Para Diego Zorrilla, coordinador residente del Sistema de Naciones Unidas en el Ecuador, el indicador más claro de que es necesario hablar del tema es que el mundo es cada vez más urbano. En el caso de América Latina, la población que vive en ciudades supera el 76%. “En desarrollo urbano hay que ser más ambiciosos, generar trabajo decente y medios de subsistencia para reducir la pobreza y garantizar la seguridad humana”, destacó. De allí que considera que el encuentro que se cumplió en la mañana de este jueves, “es una oportunidad para debatir sobre el desarrollo de una política nacional urbana en el contexto del Plan Nacional de Desarrollo”.

Finalmente, René Vallejo, secretario de Territorio, Hábitat y Vivienda del Municipio del Distrito Metropolitano de Quito, destacó que la reorientación del modelo de desarrollo hacia el Buen Vivir permite replantear las ideas respecto a la ciudad, reconociendo la heterogeneidad de sus habitantes.

Durante el resto del día se realizaron varias exposiciones con expertos nacionales e internacionales.