“Economía del conocimiento” para alcanzar el Buen Vivir

El desarrollo de una economía del conocimiento para sustituir al modelo económico basado esencialmente en actividades primarias, como una de las vías para lograr el Buen Vivir de las y los ecuatorianos, fue el planteamiento de fondo expuesto por las secretarías nacionales de Planificación y Desarrollo, SENPLADES y la de Educación Superior, Ciencia y Tecnología, SENESCYT, en el Instituto de Altos Estudios Nacionales, IAEN, durante el conversatorio denominado “Transición a la economía del conocimiento: Retos y estrategias para Ecuador”.

El evento contó con la participación de Eugenio Paladines, subsecretario de Planificación Nacional, Territorial y Políticas Públicas de la SENPLADES; Carlos Prieto, asesor de la SENESCYT y, Mark Weisbrot, del Centro para Investigaciones Económicas y Políticas de Washington D.C. (EE.UU.).

En su ponencia, Paladines expuso que “para lograr la economía del conocimiento hay que visualizar al Buen Vivir como un modelo de desarrollo colectivo y no individual. El objetivo es lograr que una diversidad de actores se involucren en la economía del conocimiento, y no únicamente una pequeña minoría que pueda tener acceso a la misma”.

Agregó además que “para la búsqueda de este objetivo, la SENPLADES promueve el cambio de la matriz productiva, con fin de que la economía nacional no dependa tanto de la exportación de productos primarios, sino que impulse también el crecimiento de sectores estratégicos priorizados como la industria del software, agroalimentos, turismo, el desarrollo de tecnologías y de bioconocimiento”.