Declaratoria del Qhapaq Ñan como patrimonio mundial es resultado del trabajo interinstitucional

Declaratoria del Qhapaq Ñan como patrimonio mundial es resultado del trabajo interinstitucional

Detrás de la declaratoria del Qhapaq Ñan (Camino del Inca) como Patrimonio Mundial por parte de la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (Unesco), se encuentra un equipo conformado por varias instituciones, entre ellas la Secretaría Nacional de Planificación y Desarrollo (Senplades).

Esta declaratoria que involucra simultáneamente a seis países (Argentina, Bolivia, Colombia, Chile, Ecuador y Perú) comenzó a forjarse hace 13 años. Uno de los aportes fundamentales provino de parte de la Senplades, que en marzo de 2008 declaró al proyecto Qapaq Ñan – Sistema Vial Andino como prioridad nacional. Con esto, el entonces Ministerio Coordinador de Patrimonio lo incluyó como uno de sus tres proyectos emblemáticos.

El Camino del Inca es un complejo vial de unos 30.000 kilómetros de largo que atraviesa seis países y cuya antigüedad llega hasta los 2.000 años. En el caso del Ecuador, son 108 kilómetros de caminos, senderos y chaquiñanes que unen a la Sierra, la Costa y la Amazonia, atraviesan por ocho provincias, y alcanzan hasta los 6.000 metros de altura. Hay 49 sitios arqueológicos asociados al Qhapaq Ñan –como Caranqui e Ingapirca- y un sinnúmero de comunidades.

Tras la nominación como Patrimonio Mundial, al Ecuador le corresponde impulsar políticas generales, entre ellas, integrar la protección del patrimonio en los programas de planificación general, según un texto preparado por la Cancillería del Ecuador.

El Qhapac Ñan se une a otras declaratorias patrimoniales importantes que involucran al Ecuador: Quito y Galápagos (1978), Parque Nacional Sangay (1983), Cuenca (1999), la nacionalidad zápara (2001) y el tejido del sombrero de paja toquilla (2012).