Avanzan estudios para el manejo de residuos sólidos en Mancomunidad Buen Vivir

Avanzan estudios para el manejo de residuos sólidos en Mancomunidad Buen Vivir

El Ministerio del Ambiente, a través del Programa Nacional para la Gestión Integral de Desechos Sólidos, socializó la primera fase de los estudios de gestión integral y aprovechamiento de los residuos sólidos de la Mancomunidad Buen Vivir, así como los estudios de cierre técnico de los botaderos a cielo abierto.

El evento se realizó en la ciudad de Quevedo y participaron representantes del Ministerio del Ambiente, Senplades, Instituto Nacional de Preinversión, Consejo Nacional de Competencias y alcaldes de los 20 cantones que conforman la Mancomunidad (13 de Los Ríos, 4 de Guayas y 3 de Bolívar). Los estudios de Gestión Integral de Residuos Sólidos para la mancomunidad Buen Vivir son realizados por la Agencia de Cooperación Alemana (GIZ).

Paula Guerra, Gerente del Programa Nacional para la Gestión Integral de Desechos Sólidos (PNGIDS), mencionó que “los estudios presentan un diagnóstico de los servicios actuales: almacenamiento temporal, barrido, recolección, y  disposición final (botaderos a cielo abierto). Se presentó también los diseños para el cierre técnico de todos los botaderos a cielo abierto, enmarcados dentro de este importante proyecto de saneamiento ambiental.  El proyecto beneficiará a más de un millón de habitantes que generan más de 675  toneladas de residuos al día, que se disponen en 20 botaderos a cielo abierto y que demandan una intervención técnica urgente.

Carla Zambrano, Subsecretaria de la Zona 5 de la Senplades, exhortó a los alcaldes participantes a comprometerse en el desarrollo de las acciones necesarias para la realización de este proyecto, ya que es una gran oportunidad para la transformación de la Matriz Productiva y la generación de empleo digno.

Así también, Carlos Ortega, Alcalde de Pueblo Viejo y actual presidente de la Mancomunidad, hizo un llamado a que el resto de sus compañeros participen activamente en el proceso de ejecución de los requerimientos necesarios para dar inicio a la implementación de una Gestión Integral de Residuos Sólidos en la zona.

La primera etapa del proyecto contempla el cierre técnico de los 20 botaderos a cielo abierto y la construcción de cinco celdas emergentes mancomunadas antes de la implementación del modelo de gestión integral. El estudio incluyó todos los aspectos considerados para la gestión. Por ejemplo, se determinó que la mayoría de actividades productivas identificadas reúsan sus desechos o los entregan a gestores calificados. Así también que los desechos que se estarían generando y no utilizando, que corresponden a un volumen considerable, se quedan en el sitio de producción y no llegaran a los botaderos municipales.